Inicio

VI Edición -Semana 1

VI Edición -Semana 30

Relatos seleccionados hasta llegar a la final

VII Edición -Semana 22

VII Edición -Semana 24

Rocio Romero, Javier Sagarna (director Escuela de Escritores), Agustín Navarro, Laura Garrido, Juan Antonio Vázquez, Carles Francino, Germán Solís (subdirector Escuela de Escritores), Luís del Gozo, María Pámpanas, Lidia Sanchis, Miguel Ángel Flores y Ernesto Ortega

Final Semanal 20-09-2012

Final Semanal 13-06-2013

Audios

podcast de los programas

Final Mensual 04-07-2013

Final Semanal 09-04-2014

Final Semanal 23-04-2014

Final Mensual 30-04-2014

Final Mensual 30-04-2014

Final Madrid VII Edición ReC

Despojos del REC



En este libro de microrrelatos ilustrados se dan cita setenta autores y setenta ilustradores de España y Latinoamérica y reúne 210 microrrelatos seleccionados por votación entre los participantes, habiendo participado todos ellos en el concurso "Relatos en Cadena" del programa "La Ventana" de la Cadena Ser.

  

Crónica de la Final VII Edición ReC

por: Laura Garrido

Vídeo cortesía Luís Serrano "del Gozo"

Mis relatos finalistass

  

VI Edición

Semana 1- Mientras le arropa


––Se oye un rítmico puf puf de fantasmas paridos. Engendros cejijuntos de cabezas pelonas hacen cola en un perfecto orden cerrado al compás de los ladridos de enormes cimarrones ávidos de carnaza que poder llevarse a la boca. Una vez están todos dentro solo hay que esperar el ruido de los cuerpos desplomarse para sentirse orgulloso de haber hecho de este mundo un lugar un poco más limpio.

––No consigo imaginármelo Papá.

––Mañana le diré al sargento que te deje estar allí para que lo puedas ver con tus propios ojos.

––¿De verdad? ¿Y estará nuestro Führer?

––No hijo. Él tiene cosas más importantes que hacer.

VI Edición

Semana 30- Freak Show History


La sirena cautiva vomita pulpos de siete patas en la taza del váter mientras la mujer barbuda gruñe exabruptos al gigantón de cabeza pequeña y brazos interminables para que deje tranquila a la mujer mono, que subida al taburete, da cómicos saltos intentando alcanzar el plátano que cuelga de la viga desde la que penden las jaulas del niño pez y la octogenaria embarazada. Izan sospecha que no le ha llevado allí solo para ver el espectáculo. Quizás por la inquietante conversación que le ha visto mantener con el tipo de la garita, quizás porque desde aquel desgraciado accidente tuvieron que amputarle los brazos y desde entonces papá ya nunca juega con él.

VII Edición

Semana 22- Por omisión


Le deseé que tuviera un buen turno. De regreso a casa me senté en un banco del parque. Pensé en mi anodino trabajo sin pretensiones y en que había olvidado sacar los macarrones del congelador para la cena; otra vez sobras. Pensé que estaba demasiado lejos de esos años en lo que todo es posible y lamenté no haber sentido esa segunda adolescencia que a partir de los cuarenta hace que te compres un coche grande para ti solo, una Harley Davidson o te apuntes al gimnasio. Eché de menos la gente que no estaba y como cada noche miré hacia el puente que cruzaba las vías.

VII Edición

Semana 24- Castigo


Mientras la impía lluvia borraba la rayuela de las aceras nos limitamos a esperar. Los parques anegados habían devorado los columpios y días después las peonzas se pudrieron. Las cuerdas de dar comba se habían deshilachado pero no le prestamos demasiada atención. Estábamos ocupados, en vano, intentando recuperar las pelotas que el viento se llevaba. Los peluches, ahora ásperos, se amontonaban en ese cementerio de juguetes mal llamado desván junto a otros cachivaches electrónicos que sin motivo aparente quedaron huérfanos de singularidad y habilidades. Al final, cuando el terremoto abrió la tierra y solo se tragó a los niños nos lamentamos, hipócritas, de no haberlo visto venir.

Ganador semana 4 - María Pámpanas Rivero


Candela GANADORA VII Edición - ¡¡ Enhorabuena !!


—Si, papá, pero, ¿y esa?

Cada muñeca era exacta a la anterior. En el largo del pelo, en la ropa, en la mueca del rostro.

—Papá, ¿y esa? —preguntó de nuevo Candela con los ojos vivos, curiosos.

—Esa está rota, cariño, no es tan bonita como las demás.

Candela examinó la muñeca descartada por su padre. Era más pequeña que las otras, estaba descalza y la camiseta que cubría su cuerpo, nada tenía que ver con los vestidos de sus inertes compañeras.

Su padre cogió las tres muñecas restantes.

—Papá, ¿yo estoy rota? —preguntó Candela mientras su padre cerraba la tapa del contenedor.

Ganador semana 5 - Rocío Romero Peinado


Los secretos


Mientras su padre cerraba la tapa del contenedor, Roberto vigilaba los portales. Miraba fijamente las ventanas con luz y apuntaba con el dedo si alguien se asomaba. Pum.

Después volvían a casa de la mano y preparaban palomitas en el microondas. Esperaban los estallidos en completo silencio; ese ruido de algo blando que revienta y que se rinde después de cierto alboroto. Pum, pum. Esos días papá se quedaba mucho rato con él y jugaban a dispararse hasta morir. Le abrazaba muy fuerte y nunca le recordaba lo que no se debía contar..

Ganador semana 9 - Laura Garrido Barrera


Confesiones pendientes


Su conciencia no podría soportarlo, me repito, no podría soportarlo. Subo las escaleras hasta llegar al ático derecha y llamo a la puerta. Eugenia me abre. La miro con el mismo deseo de todos los días que la veo. Me pregunta si ya lo he hecho. Niego con la cabeza. Ella asiente en silencio con resignación. Le pregunto si puedo pasar. Ahora niega ella. Por favor, le imploro. No, no hasta que yo sea capaz de hacerlo. Bajo al bar de nuevo. Observó la partida de mus. El marido de Eugenia ha vuelto a ganar la partida. Quizás mañana.

Ganador semana 12 - José Agustín Navarro Martínez


La mala educación


Naricilla respingona y un cuerpazo de escándalo, pienso mientras el militar del 8º A entra en el ascensor y me saluda. Pero yo no contesto para evitar que de ese buenos días pasemos a hablar del frío, y el frío nos conduzca a una sopa caliente, y la sopa caliente desemboque en asuntos de restaurantes, y los restaurantes nos induzcan a parlotear de buffet y de selfservice, y ambos conceptos evoquen el placer que su mujer me dispensó durante las dos últimas semanas, y así, tontamente, acabe pegándome un tiro.

Ganador semana 16 - Ernesto Ortega Garrido


Sucesos más o menos extraños


Había brotado en medio del huerto un imponente piano de cola. La noticia entró en la peluquería, atravesó la plaza y salió del bar. En pocas horas el pueblo entero desfiló por allí. Resultó que todos entendían de pianos: que si un Bösendorfer siempre será un Bösendorfer, que donde esté un Steinway… Quisieron escucharlo, tocarlo, acariciarlo. Se organizaron cursos, concursos, conciertos. Hasta que un buen día el interés empezó a disminuir y una mañana, cuando ya solo los pájaros le prestaban atención, la grúa se lo llevó al depósito municipal. Y allí sigue, en silencio, acumulando polvo, junto al proyector de cine, el barco pirata y la nave espacial.

Ganador semana 18 - Lidia Sanchis Sorribes


Adiós y hola


Tanto visitante inesperado me llenó de zozobra. Mi padre, hombre algo tosco y de pocas palabras, nunca tuvo muchos amigos. Pero entre aquel grupo de gente que había acudido al tanatorio a despedirse de él y a darnos el pésame a mi madre y a mí, había bastantes rostros desconocidos: algunos hombres que supuse amigos de la mili o de la infancia, una mujer rubia y llorosa, otras que la consolaban. De pronto, alguien me puso una mano en el hombro. Me volví y vi a un joven que tenía mis mismos ojos. Nuestros mismos ojos.

Ganador semana 24 - Juan Antonio Vázquez Alcayada


Castigo


Mientras la impía lluvia borraba la rayuela de las aceras nos limitamos a esperar. Los parques anegados habían devorado los columpios y días después las peonzas se pudrieron. Las cuerdas de dar comba se habían deshilachado pero no le prestamos demasiada atención. Estábamos ocupados, en vano, intentando recuperar las pelotas que el viento se llevaba. Los peluches, ahora ásperos, se amontonaban en ese cementerio de juguetes mal llamado desván junto a otros cachivaches electrónicos que sin motivo aparente quedaron huérfanos de singularidad y habilidades. Al final, cuando el terremoto abrió la tierra y solo se tragó a los niños nos lamentamos, hipócritas, de no haberlo visto venir.

Ganador semana 25 - Luis Serrano Lasa


Señales


Nos lamentamos, hipócritas, de no haberlo visto venir. Como esa tarde en que llegué bajo un chaparrón de pájaros muertos, mientras papá veía el fútbol, y a ella se le cortó tres veces la mayonesa. Y las mañanas que la apremiábamos para desayunar, el sol se oscurecía y las tostadas se calcinaban una y otra vez. O cuando exigíamos una camisa determinada, las telarañas cubrían la calle y la colada salía incomprensiblemente teñida de rojo. Hasta el día que encontramos la casa vacía y la nota en la nevera, y lo único que supimos hacer fue asomarnos a contemplar la lluvia de fuego que lentamente devoraba la ciudad.

Ganador semana 25 - Luis Serrano Lasa


Señales


Nos lamentamos, hipócritas, de no haberlo visto venir. Como esa tarde en que llegué bajo un chaparrón de pájaros muertos, mientras papá veía el fútbol, y a ella se le cortó tres veces la mayonesa. Y las mañanas que la apremiábamos para desayunar, el sol se oscurecía y las tostadas se calcinaban una y otra vez. O cuando exigíamos una camisa determinada, las telarañas cubrían la calle y la colada salía incomprensiblemente teñida de rojo. Hasta el día que encontramos la casa vacía y la nota en la nevera, y lo único que supimos hacer fue asomarnos a contemplar la lluvia de fuego que lentamente devoraba la ciudad.

Ganador semana 30 - Miguel Ángel Flores


Lo inevitable


Alguien ha empezado a tirar del hilo. Lo sabía. En cuanto alguien viera la hebra se empeñaría en cortarla de raíz, como si fuera imprescindible hacerlo. Ahí está. Así funcionan. Si alguien ve una puerta de armario abierta, la cierra, aunque ni le estorbe. Si tiene unas copas de cristal a mano, las choca para oírlas, y ya. Si le regalan flores, las huele sin pensar hacerlo. Así es. Es algo reflejo, genético y muy humano. Lo mismo, cuando encuentran a un hombre colgado de una viga, gritan como si les fuera la vida en ello. Luego, si se fijan, acaban arrancando esa hilacha de su pantalón.

Finalistas Anuales VII Edición

" Todo esfuerzo tiene una recompensa "

David Meca.